Select year:
t

09/05/2014

Koult [Es]: "Rea" Review

Share |


 

 

 

 

 

 

 

Rea, el disco polinesio de Single

 

 

La innata inte­li­gen­cia de sus tex­tos y melo­días y el honesto tri­buto al movi­miento Lovers Rock, los dos ingre­dien­tes prin­ci­pa­les del pro­ba­ble mejor álbum esta­tal del año

“Ya se escu­cha el eco que me hace pri­sio­nera de las can­cio­nes Lovers y la música ligera”. Así arranca ‘Rea’, el pri­mer sen­ci­llo, que tam­bién da nom­bre al nuevo disco, de Sin­gle. Podría ser una frase sin­gle­liana más, pero tras escu­char el ter­cer tra­bajo del dúo donos­tia­rra se torna en una evi­dente decla­ra­ción de intenciones.

No cabe duda de que se refie­ren al Lovers Rock, variante del reg­gae de corte román­tico sur­gido a fina­les de los 60 en Jamaica y Esta­dos Uni­dos, cuyo men­saje apo­lí­tico y amo­roso hizo que se con­so­li­dara en la agi­tada escena lon­di­nense de los 70.

Ya lo ates­ti­gua­ron en 2005 cuando, con la publi­ca­ción del Ep HoneyIbon Erraz­kin yTeresa Itu­rrioz ofi­cia­li­za­ron esta nueva aven­tura. En ella se des­mar­ca­ban del mini­ma­lismo y la melan­co­lía, que tan bue­nos resul­ta­dos les había dado con Le Mans, para apos­tar por un estilo pro­pio en el que los soni­dos colo­ris­tas de índole más comer­cial, como el reg­gae, el duby el groove se mez­cla­ban con un pop lumi­noso, muy pro­pio de la escu­de­ría Ele­fant. Y así lo demos­tra­ron un año más tarde con el exce­lente Pío Pío, disco que podría con­si­de­rarse de culto y que a día de hoy suena como si se hubiera gra­bado ayer.

La duda la sem­bra­ron cuando publi­ca­ron su segundo álbum, Monó­logo inte­rior, un disco intros­pec­tivo que pare­cía ale­jarse de los Sin­gle que hasta enton­ces había­mos cono­cido para acer­carse a los Le Mans de siem­pre. Pero, sal­ve­mos las dis­tan­cias y fié­mo­nos del tiempo, que es quien pone todo en su sitio: ese sonido tan espe­cial tiene mucho más que ver con Sin­gle y menos con Le Mans de lo que en su día se creyó. Sus direc­tos, car­ga­dos de ritmo y con­feti, así lo con­fir­ma­ron, aun­que los arre­glos tan pecu­lia­res de Genís Sega­rra, 50% de Hidro­ge­nesse, tam­bién ayudasen.

No en vano, esta vez, Teresa e Ibon se han puesto al ser­vi­cio de Hidro­ge­nesse, quie­nes se han encar­gado de las labo­res de pro­duc­ción, logrando un resul­tado tan sor­pren­dente como apasionante.

Rea es el mejor disco de Sin­gle y eso ya es mucho decir.

Hidro­ge­nesse se han encar­gado de las labo­res de pro­duc­ción logrando un resul­tado tan sor­pren­dente como apa­sio­nante

El antes citado Lovers Rock es impres­cin­di­ble para enten­der este nuevo tra­bajo. No sólo les ha ser­vido para ins­pi­rar las nueve can­cio­nes que lo for­man, sino que tam­bién ha sido la manera que han ele­gido para ren­dir tri­buto a dicho movi­miento, del que siem­pre se han decla­rado “lovers”. Todo en Rea es un joie de vivre que empuja, de alguna manera, a alar­gar los días de verano y las sobre­me­sas. Ayuda a olvi­darse de las mise­rias que a dia­rio pue­blan nues­tros perió­di­cos, para cen­trar­nos en los pla­ce­res de la vida: en el ver­muth matu­tino o en las vaca­cio­nes soña­das junto a la per­sona ideal.

Abre ‘Modo B’, diver­tido cán­tico sobre la volu­bi­li­dad del com­por­ta­miento humano, el cual Teresa, con su carac­te­rís­tica ele­gan­cia y sen­tido del humor, com­para con cam­bios meteo­ro­ló­gi­cos como lo son los “cla­ros y chu­bas­cos (y chu­bas­cos)” que mero­dean en mi cabeza desde el pri­mer día que la escu­ché. Le sigue ‘Nota men­tal’, con sus rit­mos tro­pi­ca­les –enten­di­dos desde una pers­pec­tiva nada con­ven­cio­nal, algo mar­ciana– en el que uno ima­gina las com­ple­jas for­mas geo­mé­tri­cas de Busby Ber­ke­ley jugando a crear flo­res y som­bri­llas chinas.

single01

‘Globo de helio’ recuerda a los Le Mans de ‘Zer­bina’. Pre­ciosa y deli­cada melo­día que poco a poco va cre­ciendo, ascen­diendo como un globo de helio, hasta lle­gar a los terre­nos de la pista de baile. Hoy por hoy, mi pre­fe­rida del disco. ‘Me enamoré’ y su extenso catá­logo de pei­na­dos, repite la fór­mula con la que sor­pren­die­ron en ‘Pos­po­nías’: una espe­cie de musi­cal cas­tizo –ima­gí­nense a Swee­ney Todd comién­dose un cocido-, que con­cluye con una osada Teresa dis­fra­zada de Missy Elliott junto al rap de Gar­banzo. Increí­ble (“Claaaro”).

La men­cio­nada ‘Rea’, con ese estri­bi­llo tan difí­cil de olvi­dar, lo tiene todo para con­ver­tirse en la mejor can­ción esta­tal del año. Aun­que, ojo, hablar de la mejor can­ción cuando esta­mos ante un álbum que parece un Grea­test Hits, es decir nada. ‘Siete’ o ‘Pal­me­ras’, ambas pura Poli­ne­sia, son capa­ces de que las boni­tas –y pán­fi­las– muje­res de Tahití que inmor­ta­lizóGau­guin cobren movi­miento.

Sin­gle han sabido dar con la fór­mula para que las lar­gas horas en la ofi­cina se con­vier­tan en deli­cio­sas vaca­cio­nes al sol del Caribe

La suti­leza de ‘Vir­gen del cisne’, con esos arre­glos pre­cio­sis­tas y nada exu­be­ran­tes, dejan claro que cuando Hidro­ge­nesse se lo plan­tean, pue­den hacer­nos sol­tar la lagri­mi­lla. Ya lo demos­tra­ron en la estre­me­ce­dora ‘His­to­ria del mundo con­tada por las máqui­nas’, del exce­lente Un dígito bina­rio dudoso. Belleza.

Para con­cluir, no hay que pasar por alto la des­treza que Ibon y Teresa demues­tran lle­vando a su terreno can­cio­nes aje­nas. En esta oca­sión han ele­gido ‘La moto’, del uru­guayo Leo Mas­líah, que en manos de estos bue­nos donos­tia­rras suena dan­za­rina y alo­cada. Está claro que Sin­gle no son sólo bue­nos músi­cos, sino tam­bién gran­des descubridores.

Ante un disco así, es muy difí­cil no caer ren­dido. Ellos han sabido dar con la fór­mula para que las lar­gas horas en la ofi­cina se con­vier­tan en deli­cio­sas vaca­cio­nes al sol del Caribe. Sólo puedo dar las gra­cias por seme­jante estí­mulo. Imprescindible.

Fotos: Javier Ber­nal Belchí


 


 

 

 

 

 

 

 

 

This website uses owner and from others cookies to improve ours services

If you continue visiting the site, we think you accept the use of them.
You can get more information into Cookies Policy.

Accept