Select year:
t

13/01/2014

Kultur Al Dia [Es]: Concierto festival de documentales musicales Dock of The Bay [Review]

Share |


Cooper-mod-intxaurrondo

 

MÚSICA

COOPER: CERCA DEL SOL MOD

 

Era el concierto estrella del festival de documentales musicales Dock of The Bay. Y Cooper no defraudó. El universo mod condensado en hora y media.

El azar (mod) quiso que el festival Dock of The Bay juntase en la misma noche a Paul Weller y Álex Díez. Al ex de The Jam y Style Council se le vio en el documental “Last shop standing” departiendo sobre la importancia que han tenido en su vida las tiendas de discos independientes, junto con otros héroes de la música británica como Johnny Marr, Richard Hawley y Billy Bragg. Y apenas media hora después de la proyección de la película en los cines Trueba, los cuatro miembros de Cooper, el proyecto de Díez desde hace más de diez años, saltaban hacia las 22:30 horas al escenario de la casa de cultura de Intxaurrondo.

Cooper-intxaurrondo-dock

Salvando las distancias, la comparación entre Weller y Díez no es gratuita. Referentes del revival modernista, ambos disfrutaron desde jóvenes del éxito de sus bandas matrices y decidieron emprender una nueva etapa de deliciosa madurez reformando el espíritu pop de los años sesenta. Y en los dos casos no quieren ni oir hablar de una reunión de The Jam y de Los Flechazos, una costumbre tan en boga en los últimos tiempos que resulta extraño que no hayan aceptado. No suelen tirar de sus viejos clásicos, por mucho que se hayan forjado fans alrededor de aquellos temas inmortales.

En Intxaurrondo el guiño a Los Flechazos (que llegó: ¡viva!) se limitó a una veloz interpretación de “Quiero regresar” en un bis triunfal, un popurrí que discurrió a toda velocidad desde la robótica versión del “New Life” de Depeche Mode con sincronizada coreografía incluida y la muy Flechazos “Rabia“, que pertenece a la etapa actual. Como solían hacer Los Brincos -influencia insoslayable de Cooper en las voces y tantos medios tiempos- encadenaron algunos de sus hits de seguido y el subidón de adrenalina fue considerable: desde el público hubo quien dijo que el batería, Nacho García -fan, por cierto, de Steve White, batería habitual de Paul Weller durante tantos años- no llegaba a una boda que tenía al dia siguiente.

Cooper-alex-intxaurrondo-mod

Luego llegó la conexión donostiarra con “Oxidado” y “Cerca del Sol”, clásicos de Cooper incluidos en un EP con preciosa portada del Peine del Viento y referencias en las letras al Kursaal y el Bulevard. Amigo desde hace tantos años de Javier Sun, presente entre el reducido pero irreductible público mod guipuzcoano, le dedicó “Canción de viernes”. No terminó ahí el sincero idilio entre Álex y San Sebastián: en “Hyde park” se acordó de Cristina Enea y “El sur” fue dedicada a todo el norte. El grueso del repertorio lo repartieron entre “Mi universo” (2011), su último trabajo, y el anterior, “Aeropuerto” (2009), y del baúl rescataron algunos temas de “Retrovisor”, su segundo LP, de 2004.

Sorprende gratamente que tras practicamente medio año de parón Cooper funcione tan preciso y compenetrado. No hay nada que reprochar a una actuación redonda, tecnicamente intachable y llena de pasión y energía. El universo mod condensado en hora y media. Podías vibrar con los Small Faces en el inicial requiebro guitarrero de “Carrusel”, saltar con “Mi diario” como si fuera “El pasaporte” de Los Brincos, emular el coro northern soul de “La señal” y disfrutar de Teenage Fanclub / Big Star en la inicial “Cierra los ojos”. No fue ni mucho menos un concierto de trámite, un caprichoso accidente del calendario en el que coincidieron casi en el mismo espacio-tiempo Paul Weller y Alejandro Díez.MÚSICA0

COOPER: CERCA DEL SOL MOD

 

Era el concierto estrella del festival de documentales musicales Dock of The Bay. Y Cooper no defraudó. El universo mod condensado en hora y media.

El azar (mod) quiso que el festival Dock of The Bay juntase en la misma noche a Paul Weller y Álex Díez. Al ex de The Jam y Style Council se le vio en el documental “Last shop standing” departiendo sobre la importancia que han tenido en su vida las tiendas de discos independientes, junto con otros héroes de la música británica como Johnny Marr, Richard Hawley y Billy Bragg. Y apenas media hora después de la proyección de la película en los cines Trueba, los cuatro miembros de Cooper, el proyecto de Díez desde hace más de diez años, saltaban hacia las 22:30 horas al escenario de la casa de cultura de Intxaurrondo.

Cooper-intxaurrondo-dock

Salvando las distancias, la comparación entre Weller y Díez no es gratuita. Referentes del revival modernista, ambos disfrutaron desde jóvenes del éxito de sus bandas matrices y decidieron emprender una nueva etapa de deliciosa madurez reformando el espíritu pop de los años sesenta. Y en los dos casos no quieren ni oir hablar de una reunión de The Jam y de Los Flechazos, una costumbre tan en boga en los últimos tiempos que resulta extraño que no hayan aceptado. No suelen tirar de sus viejos clásicos, por mucho que se hayan forjado fans alrededor de aquellos temas inmortales.

En Intxaurrondo el guiño a Los Flechazos (que llegó: ¡viva!) se limitó a una veloz interpretación de “Quiero regresar” en un bis triunfal, un popurrí que discurrió a toda velocidad desde la robótica versión del “New Life” de Depeche Mode con sincronizada coreografía incluida y la muy Flechazos “Rabia“, que pertenece a la etapa actual. Como solían hacer Los Brincos -influencia insoslayable de Cooper en las voces y tantos medios tiempos- encadenaron algunos de sus hits de seguido y el subidón de adrenalina fue considerable: desde el público hubo quien dijo que el batería, Nacho García -fan, por cierto, de Steve White, batería habitual de Paul Weller durante tantos años- no llegaba a una boda que tenía al dia siguiente.

Cooper-alex-intxaurrondo-mod

Luego llegó la conexión donostiarra con “Oxidado” y “Cerca del Sol”, clásicos de Cooper incluidos en un EP con preciosa portada del Peine del Viento y referencias en las letras al Kursaal y el Bulevard. Amigo desde hace tantos años de Javier Sun, presente entre el reducido pero irreductible público mod guipuzcoano, le dedicó “Canción de viernes”. No terminó ahí el sincero idilio entre Álex y San Sebastián: en “Hyde park” se acordó de Cristina Enea y “El sur” fue dedicada a todo el norte. El grueso del repertorio lo repartieron entre “Mi universo” (2011), su último trabajo, y el anterior, “Aeropuerto” (2009), y del baúl rescataron algunos temas de “Retrovisor”, su segundo LP, de 2004.

Sorprende gratamente que tras practicamente medio año de parón Cooper funcione tan preciso y compenetrado. No hay nada que reprochar a una actuación redonda, tecnicamente intachable y llena de pasión y energía. El universo mod condensado en hora y media. Podías vibrar con los Small Faces en el inicial requiebro guitarrero de “Carrusel”, saltar con “Mi diario” como si fuera “El pasaporte” de Los Brincos, emular el coro northern soul de “La señal” y disfrutar de Teenage Fanclub / Big Star en la inicial “Cierra los ojos”. No fue ni mucho menos un concierto de trámite, un caprichoso accidente del calendario en el que coincidieron casi en el mismo espacio-tiempo Paul Weller y Alejandro Díez.


 


 

 

 

 

 

 

 

 

This website uses owner and from others cookies to improve ours services

If you continue visiting the site, we think you accept the use of them.
You can get more information into Cookies Policy.

Accept