Elige un año:
t

19/03/2019

La Vanguardia [Es]: La Casa Azul: "El amor es algo bonito, pero también devastador"

Share |


Javier Herrero

Madrid, 18 mar (EFE).- Como el hongo que forma la explosión de la bomba de hidrógeno a la que dedica una canción en su último disco, "el amor es algo bonito, pero también devastador", señala Guille Milkyway, ideólogo detrás de La Casa Azul.

Referencia fundamental del pop "indie" nacional, Guillem Vilella (Barcelona, 1974) lanzará este viernes "La gran esfera" (Elefant Records), que da continuidad a "La polinesia meridional" (2011) ocho años después, en parte por "la debacle de las relaciones de pareja de larga duración".

"Fue un cúmulo de cosas", justifica a Efe el músico catalán, ocupado en estos años en un sinfín de proyectos profesionales, como sus reformulaciones de Nino Bravo y Camilo Sesto, sus colaboraciones con Fangoria como productor o la música que hizo para series de dibujos animados.

Javier Herrero

Madrid, 18 mar (EFE).- Como el hongo que forma la explosión de la bomba de hidrógeno a la que dedica una canción en su último disco, "el amor es algo bonito, pero también devastador", señala Guille Milkyway, ideólogo detrás de La Casa Azul.

Referencia fundamental del pop "indie" nacional, Guillem Vilella (Barcelona, 1974) lanzará este viernes "La gran esfera" (Elefant Records), que da continuidad a "La polinesia meridional" (2011) ocho años después, en parte por "la debacle de las relaciones de pareja de larga duración".

"Fue un cúmulo de cosas", justifica a Efe el músico catalán, ocupado en estos años en un sinfín de proyectos profesionales, como sus reformulaciones de Nino Bravo y Camilo Sesto, sus colaboraciones con Fangoria como productor o la música que hizo para series de dibujos animados.

Hace 3 años, añade, sufrió un desprendimiento de retina que "lo volvió a parar todo cuando tenía el disco terminado". Tras un año y medio de recuperación, le resultó imposible reconectar con el proyecto y empezó de nuevo.

"Al final decidí hacer un disco resumen de cada época de estos 8 años", concluye Milkyway sobre un período en el que su vida giró paulatinamente a negro para volver de la misma forma a la "esperanza y la luz", un proceso natural que se materializó en las canciones.

La última de ellas, "La gran esfera", da título al álbum y simboliza "un refugio en el que huir del ruido, un espacio de protección que lo es, al mismo tiempo, de aislamiento, por lo que conduce a una soledad existencial total".

Se trata de "estar seguro o enfrentarte al mundo", analiza el compositor de canciones como "Podría ser peor", que abre el quinto álbum de estudio de su carrera y, como forma de alivio, representa "una gran carga de decepción, sobre todo cuando se refiere a un proyecto vital".

"¿Cómo somos capaces como seres humanos de llegar a la aceptación del desastre?", se pregunta quien escribe versos como los de "El colapso gravitacional" ("Muere porque no supo sufrir, porque no supo luchar") y reconoce que él mismo tiende "a aceptar cosas inaceptables, como dejar que el mundo caiga sobre ti y conformarte con ello", otro concepto del disco.

El resultado vuelven a ser canciones de "estructura pop clásica" bañadas de electrónica y en general raudas, aunque él piense que aquí ha estado "más bajo de bpm" (beats per minute): "Un médico me dijo que tenía que ver con que el corazón me va muy rápido; incluso en la cama tirado, tengo 100 pulsaciones", replica.

"Muchas veces esa sensación no tiene tanto que ver con el ritmo o la progresión armónica, sino con la no contención, y yo soy poco capaz de la contención, porque no me gusta. Tiendo a que las canciones exploten en varios momentos en busca de satisfacciones instantáneas. La Casa Azul exagera un poco ese aspecto", reconoce.

Se trata de un sello muy reconocible que el autor de "La revolución sexual" o "Superguay" ha ido moldeando en sus más de 20 años de carrera, años en los que el pop ha pasado a otro estatus y en los que ha percibido "una evolución a huir del dogma de fe y la ortodoxia", su forma de ver la música.

Con "La gran esfera" ya en órbita ("Tengo la sensación de que me he quitado una carga, de que he soltado una maleta y ahora puedo volver a hacer vida normal", se sincera), no pasará mucho tiempo antes de que escuchemos temas inéditos, avisa. EFE


 


 

 

 

 

 

 

 

 

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar