Elige un año:
t

04/03/2011

Rese?a concierto La Pedrera [Barcelona]

Share |


Astrud+Col·lectiu Brossa: posmodernidad clásica bien entendida (y divertida)

Sergio Andreu Barcelona, 4 mar (EFE).- Hay historias que no cansan. Como las canciones del dúo Astrud: letras conscientemente posmodernas a las que el Col·lectiu Brossa aporta ahora una arquitectura que las hace aún más clásicas, pero nunca aburridas, como se pudo ver anoche en el impecable concierto que abrió el festival De prop en La Pedrera.

¿Cuántas cosas caben en un concierto de Manolo Martínez y Genís Segarra punteado por los chicos del Brossa? Narraciones cotidianas, textos de cinismo radical, "antimonismo" beligerante, ruidismo sintético, sonidos que recorren todo el espectro -desde la música de cámara al lieder pasando por el folk (y evidentemente el pop)- sin olvidar un fracasado intento de levitación...

Quizás mejor acotar sus espectáculos por lo que seguramente no veremos: nada de ripios fáciles, ritmos sincopados o melodías pegajosas.
"Lo nuevo" es el trabajo del dúo barcelonés en el que han puesto algunas de sus mejores composiciones en manos de los arreglos del variopinto quinteto (acordeón, zanfonía, violín, chelo, y marimba-vibráfono), combinación que huye de lo pretencioso y lo consigue, que evita la obsesión de trascender pero que igualmente logra emocionar por la ruta de la sorpresa.

Genís, sencillo en su atuendo como siempre -camiseta de tirantes y minishorts negros que dejaban ver sus largas piernas y sus convencionales tacones- actuó como maestro de ceremonias desde una esquina, presentando a la formación y los temas con cotas desopilantes.
"Bona nit malparits", gritó impasible Manolo -vestido de Wally- antes de entonar "La última" que, cómo no, fue la primera. Con timbre inquebrantable, fue desgranando poco más de una decena de temas siguiendo las órdenes del maitre Genís, encargado de seleccionar uno a uno el orden del menú en las catacumbas del auditorio La Pedrera de CatalunyaCaixa, ante unos 300 elegidos.

"Esto debería acabar aquí", "Miedo a la muerte estilo imperio", "La boda", "Por la ventana" "Lo Popular, "Mentalismo", "La música de las supercuerdas", "Cambio de idea", "Europa"... canciones que aunque son ellas mismas han encontrado nuevos recovecos donde encajan muy bien las maquinitas de Segarra y los charlotianos gestos de baile de Martínez.

La intensidad sonora que aportaban los Brossa era tal que en algún momento Manolo reconoció sentirse en la esquizofrénica cabeza de la Natalie Portman de "Cisne Negro".

El exceso de contemporaneidad tiene algún que otro efecto colateral si se abusa de él, pero nada que no se pueda cambiar con un poco de improvisación.

Si en la hiperrealista "El vertedero de Sao Paulo", Astrud cantaba a unas copias del odiado "windows Vista", ahora las que se ven son una más moderna versión "7" del sistema operativo de Microsoft, mientras que los primigenios discos de Natalia de la primera generación de OT, que descansan también en aquel basurero tropical, han sido sustituidas por entregas de los últimos triunfitos.

Bromas todas que un público casi sumiso, en el que había algún que otro familiar de los "artistas", agradeció, y que el dúo -formación imprescindible de la música española de la última década- supo rematar con sus clásicos "Todo nos parece una mierda" (canción que no podría sonar en el intermedio de la Super bowl) o la adaptación de toque orientalista de "Noam Chomsky".

El doble bis fue una versión en italiano del "Yo quiero verte danzar" -que Franco Batttiato debió escribir sin saberlo para que fuera interpretada ayer en Barcelona-, cosida a la magistral "Hay un hombre en España que lo hace todo", un canción cuya letra te hace pensar ahora, en plena crisis, dónde estará ese individuo. EFE
 





Astrud [ABC]
foto: Archivo Elefant



Astrud [ABC]
foto: Archivo Elefant



Astrud [ABC]
foto: Archivo Elefant

 


 

 

 

 

 

 

 

 

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar