Select year:
t

19/11/2014

Mondo Sonoro [Es]: "Hablamos De Nosotros" [Interview]

Share |


 

OVIFORMIA SCI

 

"Es curioso cómo afecta el tiempo a las cosas"

 

 

Hablamos con Lucho Prosper sobre la reciente edición de ‘Hablamos de nosotros’ (Elefant, 14), una compilación del material que Oviformia SCI, pioneros de la música electrónica española, grabaron durante el periodo 81-83 y que hoy, treinta años después, ve la luz por primera vez.

 

 

Redactor Jorge Navarro

 

Fecha de publicación miércoles, 19 de noviembre de 2014

 

 

Llama mi atención la proliferación de grupos ‘Tecno’ o electrónicos en el contexto, nada favorecedor, de la España de los primerísimos 80. El vuestro, además, era un grupo de música hecha enteramente con sintetizadores y cajas de ritmo ¿De dónde viene el germen que da lugar a Oviformia? ¿Cómo fue posible ese aire de sofisticación, tan marciano para aquellos años? 
Cuando El Aviador Dro y nosotros, en el otoño de 1980, empezamos a darle vueltas a la idea del Simposium Tecno solo encontramos a Humano Mecano y a Terapia Humana. No conocíamos a mas grupos españoles que hicieran música electrónica pop y ni siquiera existía el termino Tecno Pop. Se le ocurrió a Servando cuando buscábamos nombre para el evento. No se por qué dices que el contexto no era favorecedor. Ojalá hoy las cosas fueran como entonces.


 

Vuestra ética iba en consonancia con vuestra estética. Erais muy afines a los nuevos románticos, al post punk y al kraut en general, con esa descarada y abierta vocación anti-rock que os separaba de prácticamente todo bicho viviente del Madrid de entonces ¿Os considerabais diferentes al resto de grupos nuevos de la época? 
Si, éramos muy anti-rock. Pensábamos que el Punk era el fin, la muerte del rock n roll y que después tenía que venir algo nuevo, totalmente diferente. Éramos pioneros, teníamos que partir de cero, inventarnos una nueva música. Era apasionante. Nos considerábamos diferentes al resto de grupos madrileños pero éramos todos amigos y fans los unos de los otros. No había internet ni una crisis como la de ahora, la vida se hacía en la calle. Nos encontrábamos constantemente en conciertos o exposiciones que habían a diario.

Todo lo relativo a Oviformia parece muy arty ¿Existía cierto ideario o ideología clara como ocurría en Kraftwerk o en Trobbing Gristle? ¿En qué consistía? 
Kraftwerk eran músicos de conservatorio que hacían música electrónica experimental que poco a poco fueron acercando mas al pop. Throbbing Gristle venían de colectivos artísticos Dadá cercanos a Fluxus. A nosotros nos apasionaban las vanguardias de principios de siglo y los movimientos artísticos de los sesenta y setenta y de cierta forma nos inspirábamos en ellos pero también en la ciencia ficción americana de los 50 y 60, la guerra fría, la nouvelle vague, el cine expresionista alemán, el pop art, la publicidad, la televisión, la moda, etc...


 

El vuestro no parecía un grupo de pop más. Aunque revestida de mucha frivolidad, parecía haber una ambigua coartada intelectual en lo que hacíais ¿Erais conscientes entonces y lo buscabais? 
Si, éramos conscientes pero menos pedantes de lo que mucha gente cree. Queríamos hacer pop. Queríamos salir en la tele. Queríamos tener éxito. Aunque hacíamos una música muy rara y la verdad es que hacíamos pocas concesiones. Pero creíamos que teníamos razón.


 

En general, hay cierto aire performático en la puesta en escena de los grupos synth. ¿Qué papel jugaba lo ‘extramusical’ en vuestro discurso? 
Mucho. Ya te digo que las influencias no eran solo musicales. Bastante performance era simplemente salir al escenario con máquinas en lugar de guitarras y batería. El público tenía que esperar un minuto o dos a que programáramos los sintetizadores y secuenciadores entre tema y tema. Solíamos actuar en galerías de arte o en locales que nada tenían que ver con conciertos de rock. Aunque en Rock Ola actuamos seis veces. Otro dato significativo es que acababa de nacer el video y los grupos empezaron a hacer video clips y apareció MTV. La música no solo se escuchaba sino que también se veía.

¿Por qué ha tardado tanto tiempo en plastificarse este material? 
La verdad es que nunca pensamos que se fuera a materializar. Cuando hace unos años un sello alemán nos llamó para editar un recopilatorio de Oviformia no mostramos demasiado interés. Apenas guardábamos nada de lo que habíamos hecho. Había cosas en internet que nosotros no habíamos subido. Quien nos iba a decir en el 81 que treinta años después a nadie le iba a interesar lo que hacíamos. Cuando vimos que había tanta gente esperando que se editara algo empezamos a animarnos a hacerlo. Pero realmente no fue hasta que Elefant nos llamó diciendo que había recuperado grabaciones con buena calidad. Cuando lo escuchamos fuimos los primeros sorprendidos. Habia cosas que no habíamos vuelto a oír desde entonces y cosas que no recordábamos en absoluto.


 

¿De dónde ha salido o se ha rescatado? 
Muchas de esas cintas las tenía Jesús Ordovás. Si no llega a ser porque él las había guardado este disco no existiría.


 

¿Cómo nace la idea de reeditar toda esta obra primigenia? 
Ya te digo se interesaron primero un sello alemán, otro de Miami, otro de Barcelona pero fue Elefant quien encontró las cintas y quien nos convenció de hacerlo.


 

No editasteis nada entonces, pero hicisteis varios videos. En esto os parecéis a los Screamers, que era una banda muy avanzada para su época, utilizaban también sintetizadores en vez de guitarras y sólo grababan videos. En esa línea también estaban los primeros Human League. ¿Quiénes eran vuestras influencias en esos primeros tiempos? 
Nuestras influencias eran muchísimas. Era tal la efervescencia musical de principios de los 80, tantos los grupos nuevos que surgían, tantísimos los discos que se publicaban y tan grandes nuestras ganas de absorberlo todo que nuestra lista de influencias cambiaba o crecía casi a diario. Manteníamos nuestras influencias anteriores, como Kraftwerk, y se añadían nuevas como Human League y Heaven 17, Depeche Mode, Yello, que son evidentes, y luego otros gustos menos obvios pero también fundamentales. The Cure, Echo and the Bunnymen, Theatre of Hate se juntaban con Chic, Haircut 100, Associates…la lista sería interminable.

 

 



 

¿Cómo era posible que un grupo nuevo, sin nada editado además, saliera tanto en los medios de alcance nacional? Hoy en día esto es casi impensable ¿Consideráis que hay menos apoyo de los medios a las bandas nuevas? ¿Creéis que con la llegada de internet, redes sociales etc es más fácil dar a conocer tu música al mundo? 
La diferencia entre los medios de ahora y los de principios de los 80 es abismal. En la época de la llamada Movida, la radio, la prensa e incluso la televisión eran absolutamente receptivas a lo que estaba ocurriendo en la calle. Hubo una especie de vacío de poder entre la posterior “modernización” de los medios hacia un modelo enfocado hacia los shares y la publicidad, y los tiempos de la dictadura en los que la ley no eran las audiencias sino la censura. En ese vacío, se colocaron ante los micrófonos de la radio una nueva generación de locutores como Manrique, Ordovás, Julio Ruiz y muchos más que abrían sus espacios a todo aquel que estuviera haciendo algo. Lo mismo ocurrió con la tele, que tuvo espacios ahora inimaginables como la Edad de Oro de Paloma Chamorro, y también la prensa escrita. Por no mencionar la cantidad de fanzines convertidos en revistas que se podían encontrar en los quioscos de la época. En cuanto a si Internet es ahora la forma que tienen los grupos para llegar al público, eso es evidente. Con unos medios mainstream completamente indiferentes a las manifestaciones culturales, la única manera para darse a conocer son los medios especializados y la red. 


 

¿En esa época con quién os relacionabais? ¿Qué grupos de la Nueva Ola española os resultaban afines? 
En realidad nos relacionábamos todos. Todos éramos público de los demás y coincidíamos en todas partes. La afinidad musical podía ser mayor con algunos grupos más que con otros pero existía una afinidad aún mayor entre todos que era estar formando parte de todo eso. Aparte de los vínculos personales y las amistades que se crearon, claro está, y que no siempre tenían que ver con unos gustos musicales compartidos al 100%.


 

Según se dice en el recientemente reeditado ‘Música Moderna’; De las bandas novísimas erais la favorita’ de ‘El Zurdo’ ¿Es cierto que intentó entrar en Oviformia o montar Pop Decó con vosotros? ¿Qué ocurrió con eso? 
Eso es cierto. Unos días después de nuestro primer concierto en el Simposium Tecno de marzo del 81, recibimos una carta de El Zurdo diciéndonos que le gustaría entrar en el grupo. Nos sentimos muy halagados, claro, porque nos gustaba mucho Paraíso, e intentamos trabajar juntos pero no funcionó. Por lo que fuera, no encajábamos.


 

¿Cómo, cuándo y porqué termina la aventura de Oviformia Sci? 
En el 83 nos marchamos a Londres y allí empezamos nuevos proyectos con diferentes personas. Cuando regresamos en el 85 las cosas habían cambiado mucho por aquí, así que Oviformia y el concepto detrás del grupo ya no tenían sentido. Empezamos entonces nuestro siguiente proyecto, Heroica.


 

Con gran parte del pop electrónico de los años 80 ocurre algo curioso, algo así como una paradoja temporal. Su moderno discurso, basado en cierta nostalgia de futuro, es examinado hoy, 30 años después, desde ese futuro, al que llamamos presente, en el que existe una acusada fascinación por lo vintage y que, precisamente por una cuestión de nostalgia, convierte la estética ‘retrofuturista’ de entonces en algo moderno ahora.
Bueno, una cosa es la moda que parece repetirse en bucle desde los años 60 del siglo XX hasta ahora con una repetición cíclica de los patrones estéticos y otra cosa es el concepto de “modernidad” desde el punto de vista cultural. Si bien es cierto que el futurismo que proclamábamos en los años 80 bebía de influencias que provenían de principios del siglo XX, esa mezcla de influencias que se ha llamado posmodernismo era, curiosamente, moderna por entonces. Ahora tanto modernismo o modernidad como posmoderismo son términos sin valor alguno, vivimos desde hace décadas en un mundo en el que la única innovación es la tecnológica. Culturalmente ha pasado poco más, quizás de ahí que las referencias de ahora tengan tanto de nostálgico, vintage o retro.


 

¿Consideráis que existe un legado/influencia de Oviformia en algunos grupos de hoy? 
No lo sabemos pero tampoco nos importa ni es algo que tengamos en cuenta. Nosotros éramos unos chavales y hacíamos nuestra música de nuestras influencias. Los grupos ahora harán la suya con las influencias que sean. Si en algo hemos ayudado o a alguien le hemos aportado algo, encantados y felices, pero suponemos que será tan sólo una pieza de un inmenso puzzle. Como inmenso era nuestro puzzle de influencias. 


 

¿Creéis que existe cierto revival o influencia del synth, tecnopop o coldwave en el panorama actual? ¿Conocéis la labor del sello barcelonés Domestica o los recopilatorios ‘Conjunto Vacío’? 
Lo de Domestica es estupendo, como lo de Rotor y otros sellos. Yo creo que ya no se trata de revival, es un estilo, una manera de hacer música que ya se ha establecido fuera de las modas. Como el rock n roll o el jazz.


 

¿Estáis al tanto de la música alternativa/independiente que se hace ahora mismo en España? ¿Qué grupos actuales del panorama nacional os interesan más? 
Nos sigue gustando mucho lo que hacen Aviador Dro, Esplendor Geometrico o Fangoria. También nos gustan Vadim Tudor, Radar, Psychotic Beats... Estamos pensando hacer otro Simposium Tecno y presentar grupos nuevos.

¿Examinado ahora, con la perspectiva y la distancia del tiempo ¿Qué opinión os merecen las canciones de vuestro disco? 
Es curioso cómo afecta el tiempo a las cosas. Cuando escuchas, lees o miras algo que has hecho hace relativamente poco tiempo, le encuentras fallos. Los razonamientos van por el lado de “hubiera hecho esto de otra manera”, “eso no está tan bien como debería” o incluso “¿cómo habré hecho eso?”. Cuando se revisan tres décadas después, como en este caso, todo eso carece de valor. La objetividad en este caso no tiene lugar, y el objeto en sí tampoco, lo que tiene valor es lo que fue en ese momento y quiénes éramos en ese momento. Desde esa perspectiva, este disco ha sido un privilegio para todos nosotros porque nos ha hecho recordar quiénes éramos y porqué hicimos lo que hicimos. Nos sentimos muy orgullosos, incluso de no haber editado nada hasta hoy, porque hemos tenido el honor de vernos impulsados por la gente que nos ha seguido a este disco. Y va por todos ellos que siempre creyeron en Oviformia. Ese sentimiento está muy por encima de cualquier opinión o juicio objetivo sobre las canciones en sí mismas.


 


 

 

 

 

 

 

 

 

This website uses owner and from others cookies to improve ours services

If you continue visiting the site, we think you accept the use of them.
You can get more information into Cookies Policy.

Accept