22/02/2019

LE SUPERHOMARD: "Meadow Lane Park" LP/CD

Share |


imagen foto

“Meadow Lane Park” es el primer disco largo del quinteto francés LE SUPERHOMARD, tras haber publicado un par de EPs en el sello japonés Rallye y en el británico Megadodo, y tras el adelanto en formato Single de “Springtime”, ya en Elefant Records. Un disco que ya desde su portada y los títulos de algunas de sus canciones nos muestra una vocación bucólica. Es poner la canción que abre el disco, “In The Park”, y nos damos cuenta que los paisajes que nos muestran están infectados de ácido, inundados por polvo sideral, por una lisergia acariciante, dulce, tremendamente placentera. No escuchábamos algo parecido desde aquel “The Noise Made By People” que firmaron BROADCAST.

 

Y es que el juego de sintetizadores, bajos mudos de líneas psicodélicas, cuerdas y guitarras de aspiración lounge, conforman una atmósfera irresistible que el disco va gestionando de manera muy particular. Ya sabíamos la aspereza bailable de “Springtime”. “Door After Door” nos viene a contar como serían los campos de fresa si hubiesen sido descubiertos hoy, o cómo serían a estas alturas las ensoñaciones de Syd Barret. Pero “Paper Girl” nos plantea el primer juego: con los mismos elementos nos encontramos un tema que podría haber sido un superhit de ABBA arreglado por Laetitia Sadier y Tim Gane. “Karaoking” desarrolla un concepto más clásico de canción, con la presidencia de un piano y unos arreglos que nos recuerdan de alguna manera al trabajo de orfebrería de otro francés ilustre cercano a Elefant, Mehdi Zannad. Y la voz maravillosa de Julie Big dirigiéndonos por los paraísos sonoros. “Snowflakes” nos vuelve a retrotraer a la banda de Trish Keenan, o incluso a aquellos maravillosos THE UNITED STATES OF AMERICA. Paisajes coloreados con notas espaciales, o una nueva prueba del poder de la música: cómo una canción es capaz de pintar en tu cabeza las maravillas creadas por la naturaleza en un planeta que nadie conoce. Ni siquiera tú. Buen aterrizaje.

 

“Meadow Lane Park” fue otro de los avances, con la fuerza lírica de sus cuerdas y su ritmo kraut entre mellotrones poderosos. “Elephant In The Room” pone en evidencia cuanto hay de Burt Bacharach en estas canciones. Deliciosa. Majestuosa. Pensada para romper corazones sin ni siquiera hablar de ello. “SDVB” y “Black Diamond” vuelven a dar protagonismo máximo a los sintetizadores y los arpegiadores, acercándonos a los ochenta sin traicionar la esencia de lo que hemos oído hasta ahora, regalándonos de nuevo grandes arreglos de cuerdas y detalles de gran poder evocador. “Refuel” vuelve a sumergirnos en el kraut, en el jazz, los mundos astrales, los viajes submarinos. Es increíble la capacidad de excitar nuestra imaginación que tienen las canciones de un disco cerrado por otra instrumental “Back To Meadow Lane”: rebosante de lirismo, pero al mismo tiempo visitada por armonías marcianas. Todo un banquete musical el que nos regala la banda liderada por Christophe Vaillant.

 

LE SUPERHOMARD han firmado un disco importante, heredero de un sonido que casi ha quedado huérfano en la actualidad por la dificultad de construirlo: mezclar semejantes elementos y conseguir despertar infinitos mundos en el oyente es una tarea que no está al alcance de muchos. Pero por fin ha llegado la SuperLangosta. Ya no hay nada que temer.

 

 




 

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar