Share |

Biografía

Entrar en el universo de rebe no es sólo entrar en su pop de habitación líquido y evanescente, analógico y de juguete, sensual y extra suave, de alguna manera enganchado con artistas tan personales e irrepetibles como Ana D, VAINICA DOBLE, Jeanette o HIDROGENESSE (y no se equivoquen, no se parece a ninguna de ellas). Es también entrar en su estética vintage turbadora, en sus filtros oníricos, en ese universo extrañamente zoomer e inabarcable que es su Instagram, en sus letras y su forma abreviada de escribir, en sus videos inexplicables. Todo ello hace que sea difícil hablar de rebe utilizando sólo sus canciones. Todo lo que crea se puede disfrutar separadamente, pero el viaje verdadero, el que te deja con el gesto torcido y el corazón encogido, es el paquete completo.
 

          
 




rebe comenzó como parte del grupo LULI REBE & SUS XOCOLATINAS junto a su amiga Luli y el omnipresente Cardevore, compañero de viaje que le ha ayudado en producciones y actuaciones. Pero pronto empezó su aplastante personalidad a imponerse. Eso requería una carrera en solitario.

Lo primero que vio oficialmente la luz a través de los sellos Snap! Clap! Club y Jeanne D’Arc, fue un casete con su debut, “Recuerdos de cuando me aplastó una roca y me morí” (2019) que se agotó horas antes incluso de ser publicada y que estaba envuelta en unas fundas de tela cosidas a mano por la propia rebe. Algo que también pasó con la reedición en vinilo que realizaron del álbum. En él podemos encontrar auténticos hallazgos sonoros y melódicos (¡y esas producciones!). Y una de las cosas que le hizo comenzar a aumentar considerablemente su paleta de seguidores: las versiones. Pasa por la trituradora de manera absolutamente desprejuiciada canciones como “Ni Una Sola Palabra” (Paulina Rubio) o “Ramito De Violetas” (ella dice que se basa sobre todo en la versión de MANZANITA). Pero también podemos encontrar en este debut composiciones propias absolutamente maravillosas, entre las que destaca fulgurante, “Cuki q me has exo”, con un desarrollo melódico y armónico portentoso, una producción nebulosa, y esa manera de escribir que choca radicalmente con la elegancia de su sonido. Una elegancia que huele a naftalina y centellea entre neones. Por explicarlo de alguna manera. Una vez más, es imposible definir a quien es indefinible.

Pero fuera de los formatos habituales, sigue publicando canciones, como su rompedora versión del “Corazón partío” de Alejandro Sanz, su revisión de THE SHIRELLES con la impagable “Me amarás mañana..¿” o esa maravilla de sensibilidad y delicadeza que es “wapa wapa wapa wapa wapa wapa”.

A finales de 2019 su actividad comienza a elevarse. Hace acto de presencia en eventos como el Prom Fest, o el Puwerty 2019, un festival para talentos adolescentes multidisciplinares. Poco después ficha por Elefant Records. Ya en 2020 publica un EP, “Recuerdos un poco antes y un poco después de conocer a 1 xico (el mío)”, que la lleva a Donosti (Sabadabada), Valencia (La Marina) o Barcelona (Meteoro).

 

 

 

 

 

 

 

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar