Elige un año:
t

04/01/2018

I-D (Vice) [Es]: clase de 2018: la generación que conquistará la escena musical española

Share |


PUTOCHINOMARICÓN, 27 años, Madrid

 

 

¿Cómo empezaste a hacer música?
Aunque es cierto que siempre he hecho música —estudio música desde los ocho años y me licencié en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid a los 20—, empecé a producirla seriamente a los 25 bajo otro nombre (Twink).

Hacía música en [un] inglés de mierda a lo Pansy Division, queer punk, y vi que mi letra no era auténtica. La autenticidad es uno de los principios más importantes de un artista, y a los 26 decidí empezar desde cero y crear PUTOCHINOMARICÓN. En mi habitación, como muches otres, con una tarjeta M track audio, un micrófono AKG y el Ableton.

¿Cuál es tu proceso de trabajo? 
Escribo música donde la suelo consumir, que es en los escenarios costumbristas del día a día: fregando, cocinando, en la ducha, paseando. Creo que las mejores canciones son aquellas que se escriben en un minuto (eso sí, tardo mucho en producirlas), porque son rápidas y suenan frescas, poco manoseadas y cero pretenciosas. 

¿Cómo describirías tu estilo? 
Pop pirateado que sonaría en un bazar chino del año 3000.

¿Cuál es tu proyecto soñado? 
El proyecto lo estoy haciendo. Estoy muy agradecido y no podría imaginarme haciendo otra cosa. Eso sí; si se puede soñar, sería la sexta integrante de las Spice Girls y me llamarían "la Goth Spice". 

De la escena nacional, ¿qué nuevos artistas nos recomendarías? 
De músiques; REDARD, Las Chillers, Clara te Canta, Kaixo. De artistas plásticos y otres; Visual404, José Luis Algar y —aunque no sea una artista nueva y lleve una trayectoria larga— tengo que hacer una especial mención a Esty Quesada. Gracias por abrir y pavimentar el camino para artistas considerades "minorías" como nosotres.

¿Qué mensaje quieres compartir con el mundo a través de tus canciones? 
Quiero motivar e inspirar fuerza y orgullo a las minorías a partir de mi música y mi arte, sea desde la ironía, el cinismo, la angustia, o la felicidad —para la comunidad LGTBIQA+, migrantes, racializades, mujeres...—. Ahora nos toca a nosotres hablar, y a les mayorías escuchar.


 


 

 

 

 

 

 

 

 

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar