Elige un año:
t

27/04/2016

Musiqueando [Es]: Con... Alex Cooper [Entrevista]

Share |


Escrito por Miguel Ángel Gómez Linares

 

30 años viviendo en la era Pop...y la próxima parada será el 21 de Mayo en la Sala Apolo de Barcelona, concierto organizado por Stash R´n´r ClubEn Musiqueando hemos aprovechado esta ocasión para entrevistar a un músico como Alex Cooper que nos ha dejado estas interesantísimas respuestas. Pasen y lean.

30 años viviendo de la era pop...y sin embargo podría considerarse un artista atemporal, sin estar muy sujeto a modas y tendencias...¿se considera a sí mismo precisamente con ese adjetivo, "atemporal"?

Sí, creo que es una buena definición si estamos hablando de modas o de décadas. Yo hacía música fuera de mi tiempo en los 80 y esa cualidad de pop clásico, de canción por la canción, me ha perseguido siempre. Otra cosa es hablar de mi vida en relación con mi música, y ahí sí que veo perfectamente marcado cómo era mi sonido de juventud si lo comparo con la música que me sale ahora, ahí es difícil hablar de atemporalidad porque Los Flechazos eran una banda decididamente teenager. Ese ha sido el gran reto de este proyecto de celebración, recuperar el espíritu de aquel momento de mi vida, no traicionarlo.

- Recuerdo cuando lo vi en concierto un sonido cristalino de guitarras...¿es un efecto buscado a la hora de elegir instrumentación y condiciones en aras de que la canción quede más pop y transparente?

Durante muchos años no quise saber nada de pedales ni efectos, y jamás usaba una guitarra distinta a la mía a la hora de grabar. Ni siquiera modificaba la configuración del amplificador ni movía el selector de pastilla de la guitarra. Pero eso se debe más bien a mi ignorancia, a la falta de un "hermano mayor" o a mi acercamiento "punk" al mundo del sonido. Todo eso cambió a partir del 2.000, a raíz de grabar Fonorama con Cooper. Lo que sí que es cierto es que valoro mucho la sinceridad y ese rasgo si lo trasladas a la música te lleva a usar cuantos menos disfraces, mejor.

   

- ¿cómo fue la experiencia reciente en Madrid colgando el cartel de entradas agotadas?

Fue una gran alegría convertir La Riviera en un lugar de peregrinación para un puñado de gente que quería volver a vivir en la Era Pop. Y un poco de pena sentir que muchos se quedaban fuera. Tuvo todos los ingredientes de una fiesta, una noche de grandes reencuentros. Yo lo disfruté mucho y lo siento como irrepetible, pero sabemos que hay muchos más que quieren volver a bailar y corear esas canciones, así que hasta final de 2016 seguiremos tocando este repertorio, girando con metales y Hammond y celebrando que fuimos lo que fuimos y que somos lo que somos. En La Riviera las canciones sonaron evocadoras, pero las emociones más profundas llegaron desde el público. Fue genial.

- ¿Se sumarán más fechas a las hoy confirmadas para esta gira tan especial?

Tenemos algunas fechas más pendientes de ser anunciadas, pero no han salido muchas... unas diez o así. Estoy un poco preocupado porque hay zonas del país que por ahora no vamos a visitar (Andalucía, Extremadura, Zaragoza...) y me da pena que la gente piense que no lo hacemos por despreocupación. En realidad es porque no ha surgido la posibilidad, este proyecto es ambicioso y difícil de llevar a cualquier sitio. Ojalá se sumen nuevas fechas. Por ahora tenemos confirmadas Barcelona, Bilbao, Valencia, León, el Atlantic Fest y estamos a la espera de que los promotores anuncien alguna más, que tenemos ya firmada. Serán actuaciones para recordar, el que sean pocas lo hace aun más especial.

 

- Acompañado de músicos de la trayectoria de Los Flechazos y de Cooper, ¿qué diferencias más notables puede observar el espectador en esta alternancia?

El concierto es muy exigente porque busco recuperar la energía, el espíritu de las canciones que tocaba con veinte años. Me he decidido a hacerlo ahora porque tal vez dentro de dos años no fuera capaz de aportar ese chorro de vitalidad que necesitan estos temas de Los Flechazos. No quiero decir que no pudiera cantarlos o tocarlos, quiero decir que no tendrían la intensidad adecuada. Aquí mandan las canciones, es un homenaje a esos temas, y deben de sonar muy musicales pero muy desmelenados también. Es complicado, porque las canciones de Cooper que interpretamos, que intercalamos en el concierto, son todas más "asentadas", más reposadas (no más lentas, sino más dirigidas a conseguir una respuesta clara, las de Los Flechazos son más inconscientes...). Es divertido intentar que "Callejear" suene más Motown y más bailonga pero a la vez mantener la velocidad. Toda la actuación es como un torbellino, vamos a toda pastilla, es muy divertido. Breathless, Sin Aliento, acabo fundido...

- Dentro de la búsqueda de la canción perfecta ¿a Cooper le resulta más sencillo crear melodías o la letra?

Yo soy de los que piensan que la poesía ha secuestrado a la música. La poesía mala. Mis canciones son armonías y voces, el texto no es lo principal nunca. Por eso es lo que más me cuesta, porque busco adaptar el idioma al sentimiento que ya está presente en la melodía, y eso es bastante difícil. Puedo tirarme un par de años, fácilmente, con una canción hecha pero sin palabras. Es un reto, yo creo que hago letras bonitas a veces, mucha gente se siente reconfortado con las letras de las canciones mías. Pero si te fijas, las escondo bastante en los libretos, odio cuando la gente se lee la letra de una canción suelta, sin escuchar el tema. No tiene sentido para mí.

- Cooper proyecta una imagen de tener personalidad propia, de no estar especialmente sujeto a caprichos de medios de comunicación, discográficas...¿es esa la verdadera independencia en lo musical?

Una vez le estaba comentando a Montse, de mi sello discográfico, de Elefant, que en un fanzine decían que yo no era "indie", supongo que se referían a un estilo concreto de música o de imagen. Y ella, entre risas, me dijo que ella no conocía a nadie más indie que yo. "¿Tú?, El que más!!!" Ese tipo de libertad es algo que he buscado y valorado siempre. Y he pagado a gusto el precio de esa libertad, eso también es cierto.

- Como responsable de la editorial Ediciones Chelsea...¿Cómo compagina ambas dedicaciones? ¿son de alguna forma complementarias?

Totalmente complementarias, son dos hemisferios de un mismo mundo. Hoy te estoy contestando esta entrevista desde la Feria del Libro de Granada. Ayer cené con Niños Mutantes y Jaime (Sexy Sadie / Señor Nadie). Un día antes estuvimos con Xoel y hoy presentamos el libro de Pat Escoín (Lula / Los Amantes / Los Romeos). Adoro poder disfrutar de esta proximidad con músicos de talento, independientes, valientes, únicos. Me carga las pilas. Ediciones Chelsea es una aventura demasiado brillante como para tenerla arrinconada, es muy inspirador todo lo que rodea a Chelsea, las fotos, las exposiciones, la música, las anécdotas que descubres en cada historia. Y sí, me lleva mucho tiempo y tal vez no agarro la guitarra tanto como antes para componer porque estoy liado con distribuciones y envíos y campañas de promo... pero sigo rasgueando en casa de vez en cuando y de todas formas da un poco igual, porque hace tiempo que entendí que yo, mis mejores canciones ya las había compuesto.

- 30 años dan para mucho y seguro que hay mil anécdotas...¿podrías contarnos alguna?

Son 30 años, pero los he pasado "de puntillas", sigo siendo un desconocido para la mayoría del planeta y lo tengo muy asumido. En la furgoneta, en el peaje de una autopista, la chica de las monedas me dijo: "Eres tú, qué ilusión, cómo me gusta tu música, eres el cantante de Tam Tam Go...". Ya ves, voy cruzando el río...


 


 

 

 

 

 

 

 

 

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar