Elige un año:
t

20/01/2010

Artículo Indietracks Festival 2009

Share |


- Texto por Jonás Pacheco | Fotografía por Elefant Records-

Ubicado en las inmediaciones del bosque de Sherwood y más concretamente en una antigua estación de tren abandonada se sitúa el recinto donde se celebra el Indietracks Festival. La de el último año ha sido ya la tercera edición del festival, en la cual se ha duplicado la cantidad de asistentes con respecto al año anterior. Probablemente en algo ha debido influir el hecho de que se homenajeara a Elefant Records, lo cual ha implicado un cartel lleno de sorpresas musicales y curiosidades de lo más ecléctico, interesante y atrayente para el público indie e ilusionados melómanos de multitud de rincones del planeta. A lo largo de los tres días de duración del festival, han desfilado por los diferentes escenarios bandas internacionales todas ellas de alto nivel y buena calidad.

Modular, llegados desde Argentina fueron los que abrieron esta tercera edición con sus maravillosos sonidos psicodélicos que consiguieron transportarnos a lejanos mundos de burbujas espaciales y robots inteligentes. Rose Ellinor Dougal, ex-componente de The Pipettes nos cautivó con su perfecta belleza, pero sobre todo con su voz de ángel que a mi personalmente me ponía los pelos de punta.
Este primer día lo cerraron Au Revoir Simone. Era una de las actuaciones más esperadas por mi. Dieron un concierto de ensueño únicamente con 3 teclados, una caja de ritmos, un casiotone, dulces voces y una gran simpatía. Cuando terminaron, todos volvimos a poner los pies en la tierra y nos dirigimos hacía el Indoor Stage (antiguamente una nave de reparaciones mecánicas de trenes) donde nos pusieron a punto con una sesión que corría a cargo del dj Lipsticks on Your Collar, que demostró tener un muy buen gusto. Todo concluyó sobre las doce de la noche cuando sonó la ultima canción: nana perfecta para soñar con ilusión y expectación para el siguiente día.

Los encargados de calentar motores el Sábado por la mañana fueron Sucrette, llegados de Osaka (Japón). Posiblemente fue una de las bandas más exóticas y sorprendentes de todas las presentes. Durante una hora fueron disparando canciones de perfecto género Shibuya-Kei y bossa nova que dejaron paralizados a algunos asistentes e hicieron bailar y disfrutar a los amantes de este tipo de bandas. Yo disfruté como un niño con piruletas de petazeta y no paré de saltar con tan hiperactivas melodías. A este florecimiento de amor matutino le siguió el concierto de Tender Trap, que era uno de los directos que no podían faltar en este amistoso homenaje de 20 aniversario. Ver a Amelia Fletcher en directo era algo con lo que soñaba desde hacía años y no decepcionó en absoluto. Pero lo realmente emocionante vino al día siguiente, cuando Amelia, guitarra en mano dio un concierto en “petite comité” interpretando canciones de Talulah Gosh, despertando en nuestros corazones el twee pop que cada uno llevamos dentro. Tuvo lugar en la diminuta carpa donde se ubicaba la tienda Elefant con la ayuda de una de las antiguas integrantes del grupo (Elizabeth Price), su amiga la fotógrafa Alison Wonderland y una de sus pequeñas hijas. Fue adorable, fue precioso ver como disfrutaban Luis y Montse de Elefant, realmente emocionados y felices a niveles de estratosfera lunar.

Durante el concierto de Fitness Forever hacía un sol radiante. Niños y adultos llegaban y extendían sus mantitas de cuadros multicolor en la verde pradera situada junto al escenario Elefant atraídos por las chispeantes melodías de esta banda italiana, perfectas para un día de playa, un picnic o un viaje en globo. Estos italianos llevan la felicidad allá adonde van.

De Italia viajé a Massachusetts (Estados Unidos) para ver a One Happy Island en el Indoor Stage. No les conocía y ciertamente me hipnotizaron con sus azucaradas melodías, perfectas para animar días lluviosos.

Continué el día con el concierto de los suecos Speedmarket Avenue en el escenario Elefant de nuevo. Ya les he visto tres veces y mi devoción por los grupos suecos unido al super hit ‘Way Better Now’ que suelen tocar al final del espectáculo son la mezcla perfecta para que esta banda siempre deje en mi un maravilloso sabor de boca.

El siguiente concierto fue el de Camera Obscura, que presentaban su nuevo disco ‘My Maudlin Career’ de manera exclusiva en el escenario que rendía homenaje al que ha sido durante tantos años su amado sello discográfico. Como era de esperar ofrecieron un directo perfecto, sólido, muy profesional y muy potente en el que sonaron canciones del nuevo disco pero también de sus singles y álbumes anteriores representando la mejor introducción para La Casa Azul, en el único concierto que dará este año y que resultó ser de los más emocionantes que he vivido. Guille Milkyway apareció en el escenario con su elegante traje blanco y su casco virtual con el que controló como otras tantas veces a sus androides perfectamente programados y engrasados que ayudarían a dar forma a una puesta en escena que hizo las delicias de un público animado que no paró de moverse con cada una de las píldoras sonoras hiperbailables interpretadas por un Guille dicharachero y amistoso al que se veía emocionado y rebosante de felicidad.

La guinda final de la noche la pusieron los catalanes Bonnie & Clyde dj´s que cerraron esta noche, mágica y llena de estrellas, del sábado.
La noche despejada de sábado se transformó en un cielo encapotado y nuboso de domingo que amenazaba lluvia.

El primer concierto del día fue el de Cola Jet Set, que nos hicieron despertar y sonreír con sus frescas melodías y pegadizos estribillos. Para mi gusto fue uno de los mejores directos que he visto de la banda con un sonido claro y libre de distorsión.

El concierto de Zipper tuvo lugar en la misma franja horaria pero aun así me dio tiempo de disfrutar alguna de las canciones de la banda madrileña cuyo primer álbum ‘Cremallera’ ofrece once canciones cantadas tanto en inglés como en castellano y creo que no podían ser más afines al festival y a un público que disfrutó enormemente su concierto.

Tras comprar un disco de Cats on Fire -los cuales actuaban también en el festival- dirigí mi curiosidad hacía un escenario que se ubicaba en el interior de una pequeña iglesia (Church Stage) para ver a los Marshmallow Kisses, una banda procedente de China muy en la línea de My Little Airport solo que con muchos menos arreglos electrónicos. Fue muy acertado que tocaran en ese escenario pues sus canciones me elevaron al séptimo cielo. No terminé de verles pues tenía muchas ganas de disfrutar de Nick Garrie y de sus canciones llenas de sensibilidad y romanticismo, del que alimenta verdaderamente el corazón. El momento más emocionante y tierno del concierto vino cuando las jóvenes alumnas del colegio donde Nick imparte clases de educación física salieron al escenario acompañándole con coros en varios de sus temas. Tras estos momentos adorables debería haber salido un colorido arcoiris en el cielo y tendría que haber brillado el sol, pero desgraciadamente el clima británico hizo de las suyas y comenzó a llover.
Los asistentes aguantaron la lluvia como podían durante la actuación de Lucky Soul que, como todas las veces que les he visto, me deslumbraron con su elegancia y sofisticación. Sus pegadizos estribillos y la inmediatez de cada una de sus canciones crearon un paraguas protector perfecto que evitaba que el público fuera consciente de la meteorología y permitió que todos disfrutáramos del magnetismo de este sexteto procedente de Greenwich.

El concierto de BMX Bandits fue una maravillosa mezcla de humor y de música debido a los graciosos comentarios de Douglas, líder de esta banda y representante con mayúsculas del indiepop escocés desde mucho antes de la aparición de bandas como Belle and Sebastian o Camera Obscura. Solamente su atuendo, americana morada y camiseta de la gallina Caponata ya eran toda una obra de arte que fue adornándose de colores cada vez más vivos a medida que transcurría el concierto.

Los políglotas componentes de Stereototal, Françoise Cactus y Brezel Göringde, vinieron de su planeta de electro punk pop alemán para como siempre, sorprender, animar y divertir a un público, que a pesar de la lluvia fue numeroso y que acabó subido en el escenario bailando en una microatmósfera de lo más discotequera cargada del surrealismo que les caracteriza y que solo ellos saben generar.

Durante el concierto de Cooper comenzó a llover con mayor intensidad implicando la movilización de la mayor parte del público a zonas cubiertas donde guarecerse de la lluvia y donde podían disfrutar de otros conciertos. Yo aguanté el chaparrón apenado porque probablemente Alex debía ser uno de los artistas más felices de estar actuando en Inglaterra dado el amor que tiene hacía la cultura musical del país. A pesar de la lluvia, realizó una puesta de escena superpotente, cargada de versiones e interpretaciones en inglés de canciones como ‘I Can’t Let Go’ de The Hollies, ‘Tonight’ de The Raspberries, ‘No Matter What’ de Badfinger o ‘Ever Fallen in Love’ de The Buzzcocks, muy propias para la ocasión.

Teenage Fanclub ofrecieron un concierto de hora y media del más puro power pop, totalmente complementario con Cooper solo que a la inglesa. La veterana banda transmitió toda la energía de sus guitarras y de sus armonías vocales a un multitudinario público que aguantaron calados hasta los huesos de la magia que transmite tan mítica e importante formación. Se encargaron de cerrar con mayúsculas esta tercera edición de tan idilico festival y además encendieron las velas de una tarta de cumpleaños que se encargaría de apagar Luís Calvo, de Elefant, como Dj Polar, durante una brillante y estelar sesión en la que nos invitó a bailar canciones de todas las épocas y géneros dando por concluida la noche y esta aventura maravillosamente paquidérmica, durante la cual actuaron alrededor de 60 bandas de todo el mundo. Quedan pocos festivales con una esencia indie tan pura como este y al mismo tiempo con tanta calidad, amor e ilusión en las formas de hacer de la organización. Sin duda me volverán a ver por Sherwood el próximo año. Espero veros allí.
 





Indietracks Festival [Plástica]
foto: Jonás Pacheco



Indietracks Festival [Plástica]
foto: Jonás Pacheco



Indietracks Festival [Plástica]
foto: Jonás Pacheco



Indietracks Festival [Plástica]
foto: Jonás Pacheco

 


 

 

 

 

 

 

 

 

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar