17/06/2016

PAPA TOPO: Publican su primer álbum "Ópalo Negro" [LP/CD]

Share |


imagen foto

Llega, por fin, el esperado largo de PAPA TOPO, después de casi tres años de silencio discográfico. Un periodo que ha servido a Adrià Arbona para asentar la nueva formación del grupo, dotarla de estabilidad y de un sonido propio. Júlia Fandos (voz, y flauta), Òscar Huerta (guitarras y coros) y Sònia Montoya (bajo y coros) se suman a Adrià para ser la realidad de uno de los grupos que más agitó la actualidad musical a principios de esta década. Durante estos 3 últimos años, PAPA TOPO han participado en algunos recopilatorios, han presentado sus canciones en directo por medio planeta y, sobre todo, han preparado con mucho cariño y esmero su esperado álbum de debut.

Y ahora nos llueven las incógnitas. ¿Cómo ha afectado el paso de tres años a un compositor tan joven y prometedor como Adrià? ¿Ha cambiado mucho el sonido del grupo? Casi podríamos decir que todo y nada. Después de haber mostrado su versatilidad, yendo del sonido sixties al sabadabada, del garage al punk, del disco al pop más dulce, no nos va a resultar extraño escuchar piezas clásicas o boleros en un disco que no se olvida de todo lo anterior. Pero todo está más cohesionado, se nota que detrás ya hay algo más que un compositor, hay una banda firme y sólida. En cualquier caso, estamos de nuevo ante una referencia ultra divertida, que hará las delicias de los fans más exigentes y los sorprendidos neófitos.

Pero vayamos paso a paso por este fantástico viaje musical que ha producido y mezclado magistralmente Sergio Pérez (SVPER). Una obertura con instrumentación de cámara, crea el primer contraste con el contundente inicio de “Ópalo Negro”, tecno-pop nuevaolero que pone en evidencia como se ha acercado con el tiempo la voz de Adrià a la de Germán Copini y como la influencia de Carlos Berlanga planea en algunas ocasiones en las letras y las melodías de PAPA TOPO. “Chico De Plutón” ya vio la luz en el recopilatorio “Minimúsica” de 2014, pero ahora ve sus formas enriquecidas y mas cercanas al Ska-punk. “Davall Ses Flors Des Taronger” da otro gran giro con un tema en mallorquín con claras influencias de las Arias de Bach, los lieder románticos y el folk mediterráneo, adornado con preciosos arreglos, que también podríamos emparentar con los primeros discos de María del Mar Bonet. “Enero” es otro gran hit que nos recuerda a LA MODE, THE WAKE, THE PALE FOUNTAINS y NEW ORDER: impecable melodía, rítmica incansable y trotona, y un estribillo altamente tarareable, épico, empapado de los grandes estribillos de Raphael y los arreglos mágicos de Waldo de los Ríos. En “Akelarre En Mi Salón” nos encontramos punk desorbitado y desprejuiciado en la línea de LAS CHINAS, LOS NIKIS o KAKA DE LUXE, y vemos como a Júlia no le falta actitud para cantar temas hiper acelerados y desquiciados.

“Sangre En Los Zapatos (Mi Amor)”, producida por Guille Milkyway, la conocíamos por el single que editaron hace tres años: música disco implacable, SCISSOR SISTERS, CHIC, una canción que como ya anunciamos en su día ha sonado repetidamente en los mejores clubs indies y su letra ha provocado las coreografías mas terroríficas del planeta indie. “Lágrimas De Cocodrilo” es un tema complejo de post-punk-disco-funk que de nuevo hace gala de un efectivo estribillo y que funcionaría a la perfección en el repertorio de DINARAMA, DELTA 5, MAXIMUM JOY o en los recopilatorios de “Mutant Disco” del sello ZE Records. Hay un nuevo cambio de tono en “Atormentada” hacia el punk-pop que asentaron en España grupos como LOS FRESONES REBELDES, NOSOTRÄSH o LA PEQUEÑA SUIZA, con una melodía curiosamente elegante y pizpireta al mismo tiempo. “Je Suis Un Monstre” se tira de cabeza a un europop con toques de synth-pop en francés con voz femenina que le habría encantado a LIO. Y nueva vuelta de tuerca: “El Balcón” es jazz nocturno de piano, melancólico, entre Tete Montoliu y la Marilyn Monroe más seductora. Ya rotos, casi sin cadera, asistimos a la doble pirueta mortal final, en la que confirmamos definitivamente la melomanía profunda de Adrià. “Meteoritos En Hawaii” (el último de los temas del que teníamos noticias anteriormente) pone de nuevo la directa sin contemplaciones, con un surf-punk inmisericorde de ritmos inolvidables, “No te vayas, no me dejes solo en Honolulu / No te vayas, no me dejes, me da mucho yuyu”. El tecno-pop, la new wave y el italodisco vuelven a aparecer en otro hit que dará mucho que hablar, “Quédate Cerca De Mí”. Otro llenapistas que va a hacer de este disco uno de los que quemen las radios alternativas y los clubes más oscuros de cada ciudad. Y “Joana” cierra el disco con una nueva sorpresa, un bolero de esos de bailar agarrado, de nuevo en mallorquín, con arreglos de guitarra española incluidos. Una canción, que al igual que “Davall Ses Flors Des Taronger” son ambas elegíacas, compuestas por Adrià después de la muerte de su gato Rei y de su abuela Joana. Sus muertes le conmocionaron inmensamente y por eso compuso estas canciones recordándolos. Todas las demás hablan sobre otros episodios de su vida y los cambios de estilo y tono entre las canciones se corresponden con la montaña rusa emocional que es la vida de cualquier joven, hay canciones de amor, de desamor, de desasosiego, de fiesta, de misterio, de llanto... 

Un disco inmediato, ágil, pero que a su vez requiere múltiples escuchas para digerir todo lo que hay en él. Pop pluscuamperfecto, sin tapujos, sin prejuicios, ni limitaciones. Todo cabe en PAPA TOPO. “Ópalo Negro” es pues algo más que un puñado de canciones de procedencias opuestas. Es una lección musical. Una filosofía melódica. Una manera de vivir esto de las canciones. Inapelable. Ejemplar. Altamente disfrutable.

 




 

 

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar